jueves, 16 de octubre de 2008





ALARMANTES CIFRAS DE PROSTITUCIÓN INFANTIL EN COLOMBIA

UNICEF calcula que en Colombia hay en este momento 35 mil niños y niñas vinculados a la explotación sexual. Según el mismo estudio la cifra se ha triplicado en los últimos tres años, y la edad en que se induce al abuso se ha reducido incluso por debajo de los 10 años.
A pesar de que la explotación sexual es un problema generalizado tanto en Colombia como en otras partes del mundo, los profesionales aseguran que en la costa Caribe obedece en gran medida a una educación laxa sobre la sexualidad y el cuerpo.
"Muchas de las relaciones afectivas de los menores con su grupo de amigos son de tipo sexual. Es un modelo cotidiano en la comunidad", explica Fabián, director de Renacer en Cartagena. Este "modelo" es, en muchos casos, fomentado por la propia familia: en los barrios de menor poder adquisitivo es frecuente que un familiar "venda" a la niña de nueve ó 10 al tendero a cambio de alimentos. De esta manera se convierte en una costumbre que la menor deba acudir periódicamente a satisfacer a algún comerciante del barrio pensando así que está contribuyendo al sustento familiar.
La mayoría de los menores prostituidos han sido abusados sexualmente por algún conocido y el paso a convertir el sexo una profesión no es "tan grande". Muchos huyen de sus casas y caen en la droga o el alcohol. En ese momento el proxeneta puede llegar a adquirir un papel paternal en la vida del menor que pocas veces lo denuncia.
Una menor puede recibir en Cartagena hasta 300 dólares por "acompañar" al turista durante unos días, en los barrios más marginales el precio puede bajar hasta los tres o cuatro dólares por un intercambio sexual.
"Hay promotoras de turismo que ofrecen el paquete completo bajo el nombre de `dama de compañía`". Explica Fabián. En Cartagena, la demanda de turismo sexual por parte de extranjeros la encabezan italianos y españoles, quizá porque lo encuentran más exótico y sin duda más barato y menos arriesgado que en sus países de origen.
CASO

María, una niña que desde los 15 años se dedica a vender su cuerpo al mejor postor en las calles, dijo que luego de ser violada por varios hombres, durante una rumba con sus amiguitas, le quedó gustando y ahora se ofrece por $100 mil pesos.
Sostiene que hombres en autos lujosos y hasta "gringos", es decir estadounidenses, pagan desde 20 a 50 mil pesos para que les consigan niñas menores de 10 años para tener relaciones sexuales, a quienes les pagan $150 mil pesos.
La menor agregó que los padres son los que dan mal ejemplo, ya que obligan a los niños a que consigan dinero y si no lo hacen, les pegan o no los dejan entrar a la casa.
"Cali se ha convertido, junto con Pereira y Cartagena, en uno de los destinos para estas practicas, manifestó la sicóloga del Centro Zonal Suroriental de Cali del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, Clemencia Prieto, quién ha recibido denuncias de la comunidad del Distrito de Aguablanca, sobre padres que están obligando a sus hijos a que se dejen acariciar de extraños como una alternativa económica para sobrevivir.
La funcionaria sostuvo que la proliferación de estos casos en Cali, a pesar de que no se percibe, no se presenta con niños que están con sus padres, sino en condición de desplazamiento y adolescentes que estudian en escuelas y colegios de la ciudad.
El Gobierno Municipal, a traves del Subsecretario de Policía de la Secretaría de Gobierno de Cali, Fortunato García, sostiene que la situación es preocupante en Cali, ante el volumen de niños y niñas que son forzadas a realizar estos actos con adultos y más aún cuando se han detectado casos de menores que son complices de sus padres, al encubrirlos
La denuncia de un grupo de profesores de un colegio de Neiva puso al descubierto una poderosa red de prostitución que ha llegado a reclutar niñas de 10 y 12 años.
La denuncia fue hecha luego que los maestros encontraran evidencias de que una estudiante sufría una enfermedad de transmisión sexual. Los profesores pusieron las niñas en contacto con trabajadoras sociales del Bienestar Familiar.
Ante las funcionarias las niñas admitieron que recibían 50 mil pesos por cada relación y que invertían el dinero en bienes que sus padres no podían suministrarles.
Los profesores del Centro Educativo José María Carbonell de la comuna nueve de Neiva, denunciaron el caso preocupados por versiones que aseguran que en los centros educativos de la ciudad hay niñas "pre-pago" .
Directivas del establecimiento educativo advierten que detrás de este caso existen organizadas redes de prostitución que engañan, explotan y abusan sexualmente de niñas de escasos recursos.
La alcaldesa de Neiva, Cielo González Villa, aseguró que este problema se evidencia en todos las esferas sociales y culpó a los padres del grave problema social.
En Neiva, la policía le hace seguimiento a varios grupos y establecimientos comerciales que inducen a la prostitución a menores de edad.
"Me fui llorando esa noche, y aunque yo le tenía miedo a la oscuridad esa vez no me importó". Así recuerda Patricia la noche que su madre la mandó a vivir a casa de su abuela con apenas siete años. En su nuevo "hogar" fue abusada sexualmente y vendida a un proxeneta por su tío hace ya 12 años.
"Durante muchos años pensé que todo lo que me había pasado era mi culpa porque le había arruinado la vida a mi madre al nacer". Este sentimiento de Patricia es común entre los menores que son explotados sexualmente. La mezcla de culpabilidad, falta de modelos, drogas y pobreza hace que para algunos menores resulte deslumbrante lo que pueden "sacar" de los turistas, convencidos de que ellos mismos son los que ganan.
Valentina Pacateque C.

TRISTE FINAL

Es realmente difícil tratar de explicar esta situación. No hay forma de traducir esa mirada ahogada en arrugas y sufrimiento, que carece de fuerzas para expresarse y reclamar derechos. Años de experiencia, vivencias y creación, hechos a un lado por nosotros mismos y por la corrupta sociedad consumista. Nos importa solo el ahora, pero ¿qué hay del mañana? Sera que nuestro destino corre la misma suerte de abandono y olvido?.

En Colombia, cerca del 6.2% de la población colombiana representa a las personas de la tercera edad. Magnitud de cifra para la magnitud del problema. Y a problema no me refiero a la población misma si no al manejo que el país ha tenido con ellos.

En general, según la Ley es considerada anciana cualquier persona mayor a 60 o 65 años, lo que no considera la ley, ni las personas naturales, ni la sociedad es que estas personas merecen y necesitan atención, respeto, un hogar, cariño y el retorno de su dignidad de personas.

Quizás para muchos el caso sea ajeno y en realidad hasta hace poco también lo fue para mi, pero el tema es realmente preocupante. El reclamo de cientos de ancianos es silencioso por que las fuerzas fueron opacadas por la tristeza. Están resignados a abrazar la muerte lo mas pronto posible por que ya la vida no los quiere.

Para muchas familias un anciano es una carga y la salida es internarlo en un hogar de paso, que por sierto en Bogotá hay bastantes. Es allí donde esperan envejeciendo cada vez mas que algo acabe con esa soledad.

Sin embargo y quien lo creyera, la vergüenza de la gente sobrepasa los limites de lo que se podría considerar digno. César, un anciano de 75 años, a quien su familia dejó abandonado, por falta de recursos, fue abandonado de la forma mas vil y descarada, su nieta se ofreció a acompañarlo al hospital por que el presentaba un dolor de espalda, pero mientras le hacían los exámenes pertinentes tanto su nieta como su familia entera desaparecieron de la ciudad dejándolo a su suerte.

Enfermedades o la falta de tiempo son las razones mas comunes por las que los ancianos son abandonados, tan solo en Bogota aparecen cada día unos 15 ancianos en estado de abandono. Cifra realmente preocupante, que nos traduce la ineptitud del sistema, la ignorancia de la gente y la falta de corazón de todos.

Como dije al principio, no hay forma de traducir ese silencio, ese dolor, esa soledad y esa rabia que tienen de estar ahí. Hay que pensar como seria nuestro futuro si corriéramos con la misma suerte. Hay que actuar desde ahora. Ellos están presentes, son clamantes silenciosos que quieren que personas como yo y ahora como usted oigan sus suplicas y se las comenten a mas y a mas personas para crear un eslabón que permita hacerlos tan importantes y pertenecientes a la sociedad como usted o como yo.

Por: Rosa Helena Ramirez Delgado

Mercados y comerdores comunitarios







por: Zulma Piñeros

Niños desplazados, una realidad que va más allá de las frías estadísticas

JOHANNA CAROLINA GARCIA




La mayoría de los desplazados por la violencia en Colombia son menores de 18 años, es decir, niños y jóvenes victimas de la guerra.Niños que acumulan desde muy temprano la experiencia del dolor compartido, de la tierra abandonada, del sufrimiento urbano, del hambre que se vuelve costumbre, de culturas desconocidas, de nostalgias reprimidas, de los seres queridos ultimados, de recuerdos que vibran en silencio. Semillas de futuros inciertos, pequeños hombres y mujeres nacidos y criados en las zonas de guerra, niños obligados a obedecer el lenguaje de las armas que vieron disparar antes del éxodo forzado.
Niños en la mira de los ejércitos de hombres que quieren perpetuar la guerra para sumar más combatientes a los enfrentamientos del absurdo.Esperanzas de la patria reunidos en barrios subnormales, con la violencia del recuerdo en sus frágiles conciencias y con la realidad del sufrimiento de la supervivencia urbana. Niños desplazados, una realidad que va más allá de las frías estadísticas que a veces ayudan a entender que la sensibilidad también hace parte del lenguaje de la esperanza.



Los desplazados colombianos alcanzan una cifra récord en 2008 tras aumentar un 41%
Este fue un artículo publicado el 30 de septiembre donde nos informan que La Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES) presentó el informe sobre el desplazamiento interno en Colombia, de acuerdo al estudio la cifra aumentó en un 41 por ciento con relación a la cifra del año anterior. Según Codhes los desplazados por el conflicto interno colombiano entre enero y junio pasados alcanzaron 270.675, un 41% más que en el mismo periodo de 2007 y un récord que no se registraba desde 1985.
Los desplazados por el conflicto interno colombiano entre enero y junio pasados alcanzaron 270.675, un 41% más que en el mismo periodo de 2007 y un récord que no se registraba desde 1985, según un informe presentado.
Así lo dice el estudio de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES), una organización no gubernamental que ha supervisado el fallo de la Corte Constitucional que en 2005 obligó al Estado a reconocer esta crisis humanitaria y devolver los derechos fundamentales a las víctimas.

Es una realidad....

En la actualidad Colombia vive una serie de cambios que han llevado generar cambios forzosos en todos los sentidos. La violencia es un factor que ha llevado al gobierno a tomar decisiones trascendentales para el país, hoy en día somos una sociedad que desafortunadamente ha tenido que aprender a soportar la violencia que grupos al margen de la ley infundan en nuestros país, dicen que son el ejercito del pueblo, pero en realidad son terroristas que solo buscan enriquecerse fomentando la guerra y el caos.
Es momento que las personas y empresas tomen conciencia de la problemática que hoy en día vive Colombia, el tema de responsabilidad social es una vía y de alguna manera la forma mediante la cual podemos contribuir al desarrollo de los sectores mas golpeados por la violencia. Definitivamente el impacto social y ambiental que personas o empresas generar con sus actos influyen en el progreso de la comunidad, y es por eso que debemos pensar desde ya si estamos ayudando a dar cumplimiento a los objetivos principales del Plan Nacional de Desarrollo que son una de las bases principales para cumplir con las metas de este gobierno
Uno de los principales resultados pero poco alentadores que deja la violencia es el tema de los desplazados, podemos ver como día a día aumenta más el número de familias que se ven obligadas a dejar sus tierras y sus hogares por causa de la violencia, es difícil tenerse que ver enfrentados a tomar una decisión entre vivir o quedarse en sus tierras a esperar que un día cualquier grupo al margen de la ley los asesine por no cumplir con sus exigencias. No obstante hay familias que se arman de valor y por su negligencia deciden permanecer en las tierra que los han visto crecer y que han sido su única fuente de ingresos, pero desafortunadamente su misma negligencia, y sus mismas ganas de cuidar los que les pertenece los lleva a la muerte a manos de personas que dicen hacer la paz.
Los que toman la decisión de salvar sus vidas y abandonar sus tierras son aquellos que sufren el abandono forzoso de sus regiones, aquellas familias desplazadas que tratan de buscar oportunidades de vida en las grandes ciudades de este país, algunos con suerte, pero otras muchos de ellos se ven en la penosa obligación de pedir dinero para poder darle de comer a sus hijos. El gobierno ha aunado esfuerzos para brindar atención a estas familias que han tenido que sufrir los costos de la guerra mediante las Unidades de Atención y Orientación para Población Desplazadas (UAO), donde se les da una orientación general en cuanto a la forma como deben afrontar la situación por la que viven; además se le brindan subsidios de educación y nutrición, a las madres de familia con hijos menores de 18 años.
El año pasado el gobierno reportó que ha Bogotá han llegado un total de 26.000 familias desplazadas por la violencia, de las cuales 7.100 ya se encuentran inscritas en el Sistema Único de Registro de la Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional, ACCIÓN SOCIAL; este año se han inscrito 1.100 familias con más de 3 niños a cargo en las UAO, lo que da u parte de tranquilidad al gobierno en cuanto al tema de brindar ayudas a estas personas inocentes que han tenido que sufrir directamente el flagelo de la guerra.

Nota: Hasta noviembre de 1995 la población desplazada por violencia en Colombia se estima en 750.000 personas. Es decir uno de cada 50 colombianos se encuentra en situación de desplazamiento.

Estudios revelan que entre el 25 y el 52 por ciento de los niños desplazados consumen menos de tres comidas al día, por falta de dinero para comprar alimentos. Los organismos señalan que millones de colombianos desplazados por el conflicto viven por debajo de la línea de la indigencia, con menos de 106 mil pesos por persona al mes, cifra que preocupa bastante, debido a que esta población pertenece en gran mayoría a niños menores de 18 años.
La mayoría de los desplazados por la violencia en Colombia son menores de 18 años, es decir, niños y jóvenes inmersos en la prolongada tragedia del desarraigo forzado por decisión de los señores de la guerra y de la muerte.

Pequeños seres humanos que acumulan desde muy temprano la experiencia del dolor compartido, de la tierra abandonada, del sufrimiento urbano y del hambre que se vuelve costumbre, y que paradójicamente es se está volviendo común ver estos pequeñines sufriendo en las calles las consecuencias de una guerra en la cual ellos nunca han tenido nada que ver.
Niños desplazados, una realidad que va más allá de las frías estadísticas que a veces ayudan a entender que la sensibilidad también hace parte del lenguaje de la esperanza. Lo más grave de todo esto no es que hacen las familias para vivir, es la vulnerabilidad a la que se deben ver sometidos los niños desplazados en cuanto a su estudio, su viviendo, su alimentación, etc.
Es importante tener en cuenta que en las manos de estos pequeños se encuentra gran parte del futuro de nuestro país, que mas que un deber es una obligación del gobierno garantizar que sus derechos se cumplan a cabalidad según lo establece la ley. Seguidamente menciono a manera de reflexión los principales derechos de los niños, para que nos tomemos un minuto y pensemos si los niños desplazados están siendo cobijados con estos derechos que deberían ser garantía de vida y bienestar de cualquier colombiano.
• A tener derecho sin ser discriminado
• A gozar de una seguridad social
• A tener un nombre y una nacionalidad
• A disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados
• Al amor y la familia
• A l el educación
• Al buen trato
• A ser los primeros en recibir atención en caso de una emergencia médica.
Bajo este “paradigma” podemos empezar a vislumbrar el panorama que viven los niños desplazados; ya son dos millones de niños desplazados en Colombia víctimas de la violencia que vive nuestro país y la mayoría de ellos viven en la extrema pobreza. Un punto importante que no es tratado efectivamente por las personas responsables de dar atención a estas familias, y principalmente a los niños es el impacto psicológico al que se ven enfrentados luego de salir forzosamente de su lugar de origen, pues muchos de ellos aún no conocen la problemática por la que atraviesa el país donde ellos son los más afectados.
Es momento que el gobierno se empodere mas del asunto y tome decisiones más certeras que tomen un direccionamiento no solo social, sino un direccionamiento estratégico que apunte de manera más directa a la solución del problema desde la raíz, para así garantizar que las personas más vulnerables a esta problemática.

Niños desplazados por violencia.

Por:Eduardo Forero



Rostros inocentes de una tragedia acumulada
"Es la violencia temprana, la violencia que espanta, el terror acumulado en conciencias frágiles que crecen con el recuerdo de la muerte y la huida apresurada, es el drama de los niños desplazados..."

La mayoría de los desplazados por la violencia en Colombia son menores de 18 años, es decir, niños y jóvenes inmersos en la prolongada tragedia del desarraigo forzado por decisión de los señores de la guerra y de la muerte.

Pequeños seres humanos que acumulan desde muy temprano la experiencia del dolor compartido, de la tierra abandonada, del sufrimiento urbano, del hambre que se vuelve costumbre, de culturas desconocidas, de nostalgias reprimidas, de los seres queridos ultimados, de recuerdos que vibran en silencio.
Semillas de futuros inciertos, pequeños hombres y mujeres nacidos y criados en las zonas de guerra, niños obligados a obedecer el lenguaje de las armas que vieron disparar antes del éxodo forzado.

Niños en la mira de los ejércitos de hombres que quieren perpetuar la guerra para sumar más combatientes a los enfrentamientos del absurdo.
Esperanzas de la patria reunidas en barrios subnormales, con la violencia del recuerdo en sus frágiles conciencias y con la realidad del sufrimiento de la supervivencia urbana. Niños desplazados, una realidad que va más allá de las frías esta dísticas que a veces ayudan a entender que la sensibilidad también hace parte del lenguaje de la esperanza.

*Un país que huye

martes, 14 de octubre de 2008



QUERER ES PODER
Por: Johanna Del Pilar Angel Acosta.



En los últimos años, hemos observado un cambio en la mentalidad de las personas respecto a las personas en situación de discapacidad, esto se ha dado por que estas personas están demostrando que pueden sobrepasar los limites que les ha puesto la vida y han sobrepasado limites inimaginables llegando a superar a personas llamadas “convencionales”.

El cambio no ha sido fácil, por que antes estas personas con alguna discapacidad eran discriminadas drásticamente, en la actualidad aun siguen siendo discriminadas por algunas personas naturales y jurídicas, pero este rechazo a disminuido considerablemente; esta disminución ha sido generada por factores como la preocupación del gobierno por la calidad de vida de estas personas, es así como el este ha implementado incentivos para las compañías que contraten personas con discapacidad. Estos incentivos van desde reducción en el pago de parafiscales hasta preferencia en la adjudicación de licitaciones.

De igual forma el gobierno esta brindando mas apoyo a los organismos que brindan una opción de vida diferente a estas personas, como lo son los deportes, las actividades culturales, las artes, entre otras, las cuales ayudan a superar las barreras que genera la sociedad a estas personas.

Muchas empresas generan trabajos que una persona con discapacidad puede hacer y tienen la opción de contratar este tipo de personas pero no lo hacen por tabúes que la sociedad ha generado en cuanto al tema, como que son menos productivas, que piden muchos permisos por la gran cantidad de controles médicos que necesitan, pero todo esto tiene mucho de distorsión, por ejemplo, en cuanto a la productividad es muy relativo por que depende de muchos factores como el tipo de discapacidad de lo cual hablaremos mas adelante, y las personas con discapacidad son las personas mas activas ya que aprenden a desarrollar habilidades que una persona “convencional” no desarrolla por que no se le presentado la necesidad. Y en cuanto a los controles médicos, una persona con discapacidad necesita de demasiados controles apenas queda en esa situación pero después de superado eso, los controles no son tan frecuentes, de igual forma en este punto se tiene que tener en cuenta el tipo de discapacidad. Lo único que falta en esta parte es que la empresas quieran aparte de generar ingresos deseen aportar a la sociedad y generen oportunidades para estas personas, que lo único que quieren es salir adelante y tener una vida normal y desean ser parte de una sociedad sin ningún tipo de discriminación.

En cuanto a los tipos de discapacidad se encuentran 3 tipos, la primera es la discapacidad física que es la que se da por problemas motores, tales amputaciones, lesiones medular, parálisis cerebral, entre otras, la segunda es la sensorial, que es cuando los sentidos faltan, como los ciegos (visuales) y los sordos (auditivos), y la ultima es la intelectual en la cual están las personas por ejemplo con retardo en cuanto a aspectos de convivencia, cuidado personal, o falta de disposición a áreas de aprendizaje, etc.

Todos las personas con algún tipo de discapacidad en Colombia, sea cual sea la discapacidad tienen derechos tales como atención medica, trabajo y especialmente a la no discriminación.

Es por esto la importancia de la ayuda de las empresas en esta situación, las empresas pueden ayudar a estas personas, primero por que generan trabajos que una persona discapacitada puede realizar y por que tienen los recursos para ayudarla a entrar en la sociedad como una persona “convencional”. Es solo querer hacerlo.

En Colombia este tema esta aun muy estancado, y es una oportunidad para que estas empresas aporten un granito de arena a la sociedad que tanto necesita de ellas, es una oportunidad para ser unas empresas socialmente responsables y solo es cuestión de querer hacerlo, como dice la frase celebre “QUERER ES PODER”, eso nos lo demuestran las personas que se superan día a día enfrentando esa discapacidad que la vida les ha puesto en el camino, haciendo cosas inimaginables como los juegos paralampicos que en este momento se llevan a cabo en Beijín, y eso es solo un ejemplo por que en la realidad existen millones de casos increíbles de superación de todos los tipos, solo con querer hacer las cosas y no estar resignados con lo que tenemos.
EXISTEN FUNDACIONES QUE AYUDAN A LOS DISCAPACITADOS.....

video

ADOLESCENTES EMBARAZADAS - Catalina Suárez

















El embarazo en adolescentes, entendiéndose esta etapa de la vida como un periodo comprendido entre los 10 y 19 años, es una problemática que cada vez crece mas en Colombia y se presenta en mayor proporción en los niveles populares o en los sectores rurales que en estratos medio y alto donde los adolescentes tienen soporte económico por parte de sus familiares y cuentan con instituciones donde pueden dejar a sus hijos bajo el cuidado de personas preparadas para que así la maternidad o paternidad a temprana edad no se convierta en un impedimento para continuar con su trayecto académico o laboral, es por eso que resulta menos trágico ser padres o madres siendo adolescentes cuando hay toda una red de apoyo, de cuidado y buenas condiciones económicas, sociales y personales. Igualmente, para estos jóvenes que no deseen continuar con su embarazo, el acceso a practicarse un aborto es más seguro que en estratos bajos. Se sabe que en estratos altos, una de cada treinta adolescentes esta embarazada mientras que en estratos bajos una de cada cinco jóvenes esperan un bebe.

Otra diferencia referente al embarazo en adolescentes, es que existen desigualdades en el género, la creencia de los hombres es que son únicamente las mujeres las responsables del uso de la anticoncepción y así mismo, se ve mayor irresponsabilidad por parte de los hombres con la asistencia alimentaria, no sin antes olvidar que culpan a la mujer por haber quedado embarazada y generan cierto rechazo hacia ella o el bebe.

La vida escolar y familiar en la madre adolescente se ve afectada por su estado ya que tienen un retraso escolar de 4 años frente a las jóvenes sin hijos y tienen menos posibilidades de casarse y en edad adulta tienen matrimonios inestables que se repiten 3 y 4 veces y tienen 2 hijos mas que el promedio nacional que es de 2.2 hijos.

El Magdalena Medio es la zona mas preocupante del país en materia de salud sexual y reproductiva, las mujeres inician mas rápido su vida sexual, entre los 14 y 15 años y la cuarta parte de las adolescentes están embarazadas o ya tienen su primer hijo y muchas de ellas no usaron nada para cuidarse porque creyeron que ese hijo era la mejor manera de escapar de presiones o problemas familiares. Según estadísticas, el 20% de estos bebés nacieron en la casa, porque el acceso a servicios de salud allí es mínimo. De las mujeres de la región sólo el 68% sabe que el condón es un método para evitar el contagio del Sida y de las mujeres en edad fértil sólo un 19% creen que pueden resultar infectadas.

En los sectores bajos, una de las mayores causas de esta problemática es la falta de información sexual y de métodos anticonceptivos ya que los padres creen que si no hablan a sus hijos de sexo, estarán más tranquilos, pero los adolescentes buscan otras formas de saber y reciben mala información y ese embarazo termina siendo una vía de escape de la casa cuando no hay oportunidades de estudio y superación. Se ha detectado que el principal motivo para el inicio de la actividad sexual es el amor, seguido por el deseo, la curiosidad y por ultimo la presión de los amigos.

El uso de anticonceptivos en Colombia es todavía bajo, el 67% de las adolescentes entre 10 y 19 años, nunca los ha utilizado y sólo el 57% de las adolescentes que tienen pareja los emplea y el 60% de esta cifra se limita a abstenerse de relaciones sexuales en los días probablemente fértiles de su ciclo menstrual, el 40% usa preservativos constantemente, un motivo por el cual las parejas no usan preservativo es porque disminuye el placer sexual en la relación.

Las adolescentes embarazadas en nuestro país, se enfrentan a los problemas sociales y económicos que generalmente motivan a la deserción escolar, se puede decir que una de cada tres adolescentes con educación primaria, ha estado embarazada y una de cada seis jóvenes ya tenia educación secundaria al quedar en embarazo, ellas dejan sus estudios porque no tienen quien les cuide al bebe, no tienen como sostenerlo o por presión social o familiar. Las cifras son alarmantes en los niveles bajos, de 151 jóvenes embarazadas de 10 a 19 años, el 95% cuentan con escasos estudios. En el aspecto económico a nivel general, al país le cuesta mucho más un embarazo normal de una adolescente, que un programa de educación sexual eficaz y con resultados en el cambio de comportamiento de las jóvenes.

Las madres adolescentes, como se mencionaba anteriormente, si no cuentan con el apoyo familiar afectivo y económico, terminan en deserción escolar, generando una vida productiva laboral por debajo de los niveles mínimos de ingresos y tienen mayor predisposición para ejercer la prostitución.

De la población colombiana, el 24% son adolescentes, 90 de cada 1.000 jóvenes están embarazadas, más de la cuarta parte de ellas no desea más hijos, el 42% de las adolescentes gestantes desean de alguna forma su embarazo, otro 43% piensa que fue inoportuno y tan solo el 15% no lo deseaba.

La influencia de los medios de comunicación, la pobreza, el desplazamiento y el abandono, son algunos de los múltiples factores que se asocian con la problemática del embarazo adolescente en Colombia. Una información sexual deficiente es otro factor que incide, más del 50% de los jóvenes obtiene información de sexualidad por parte de sus compañeros y amigos, el 18% la obtiene de los medios de comunicación como la televisión, y sólo un bajo porcentaje menciona a los padres o profesores como referente de información.

A pesar de los esfuerzos realizados por educar sexualmente a los jóvenes, la tendencia hacia el incremento de adolescentes embarazadas esta en ascenso, en 1.990 estuvieron embarazadas el 13% de las menores de 20 años; en 1.995, el 17% y en el año 2000, el 19%, en el 2006 se registraron en Bogotá cerca de 20.000 nacimientos en jóvenes de 15 a 19 años y 547 en adolescentes de 10 a 14 años.

Esta problemática se ve reflejada también en la población desplazada, ya que una de cada tres jóvenes entre 15 y 19 años es madre o está embarazada y son personas que no cuentan con un servicio de salud que les garantice un embarazo en buenas condiciones al igual que a las jóvenes de escasos recursos y esto da paso a que se incremente la mortalidad materna, los abortos o las enfermedades de transmisión sexual donde la joven no tiene un tratamiento al cual someterse y su embarazo puede correr altos riesgos. Menos del 40% de las adolescentes desplazadas sabe en qué momento del ciclo menstrual puede quedar embarazada y más de la mitad no sabe que son las enfermedades de transmisión sexual ni mucho menos cómo se previenen.

El proyecto de vida de adolescentes en Colombia, se dirige a conseguir una pareja que las ayude a salir de la situación económica y afectiva en la que se encuentran en su hogar y la salida que ellas piensan, es el embarazo, pese a esto, el 30% al momento del parto ya se encuentra sin pareja estable, y a los tres años el 70% hace parte de las madres solteras del país. Pero el ciclo vuelve a empezar porque aproximadamente un 20% vuelve a buscar un segundo embarazo con otra pareja.

Esto es un circulo de pobreza que se inicia con la madre adolescente y continúa con sus hijos, las mujeres pobres tienen mayor riesgo de tener hijos siendo adolescentes y son más propensas a estar en condiciones de pobreza y sus hijos continúan con el ciclo, no sin antes sufrir la escasez de recursos económicos que se refleja en la desnutrición, problemas de salud y educación, aumentando para ellos el riesgo de tener también hijos en la adolescencia.

La actividad sexual en los jóvenes se inicia cada vez a mas temprana edad, en las mujeres es 17,5 años en promedio, y en los hombres a los 13,4 años. En la zona rural el 26% de las adolescentes han estado embarazadas, frente a un 17% de la zona urbana del país.

El menor índice de embarazos adolescentes se presenta en Medellín y antiguo Caldas con un 15% y en la región oriental y en Bogotá con un 17%. El Litoral Pacífico registra el nivel más alto con un 37%. En general, el inicio más temprano de la maternidad se observa en el Pacífico, La Guajira, Cesar y Magdalena con una edad promedio de 20 años, en tanto que Medellín tiene la edad más alta con 24 años.

La cifra de muertes de adolescentes embarazadas es alta en el mundo, más de un millón de bebés y unas 70.000 madres jóvenes mueren cada año en países en desarrollo debido a la maternidad precoz, las complicaciones del embarazo y el parto son la principal causa de estos decesos. Una niña embarazada tiene el doble de probabilidad de morir en el embarazo o el parto, comparadas con las mujeres que están en la misma situación pero entre 20 y 34 años y tienen de cinco a siete veces más riesgo de sufrir hipertensión arterial, que es la enfermedad más relacionada con las muertes de mujeres embarazadas en el país y tienen mayor probabilidad de dar a luz hijos prematuros, de bajo peso o que simplemente mueren durante el embarazo, en el nacimiento o en el primer mes de vida.

Además, los hijos de madres adolescentes corren mas riesgo de sufrir maltrato infantil, de ser abusados sexualmente por los padrastros, familiares o allegados a la familia que aprovecha las condiciones de carencia afectiva que estos niños tienen o la soledad a la que se ven sometidos, suelen presentar mayor riesgo de desnutrición y en ocasiones son inducidos a la prostitución, buscando con esto mejorar la situación económica familiar.

domingo, 12 de octubre de 2008

EL DESEMPLEO EN LOS DESPLAZADOS DE PUTUMAYO

Presentado por: Juandavid Cetina
Antecedentes
La economía de Colombia sufrió en 1999 su peor recesión en cincuenta años y se encuentra en proceso de recuperación. El desempleo es aún alto y la inversión del sector privado ha disminuido, como producto de la exacerbación del conflicto en un momento en que muchas de las exportaciones tradicionales de Colombia se enfrentan a condiciones de mercado declinantes.
Al ubicarse en este contexto, los adultos desplazados internos se unen a los desempleados con un conjunto de desventajas agregadas. El 31% de los hombres jefes de hogar y 48% de las mujeres no trabaja en forma remunerada, en comparación con los porcentajes de 25% y 22% respectivamente entre el grupo de control de los Pobres Residentes. De estos jefes de hogar actualmente desempleados, alrededor de un 87% de los hombres y un 80% de las mujeres busca activamente trabajo, con lo que se muestra una tasa de desempleo del 27% para hombres y del 39% para las mujeres jefes de hogar.
Entre los seis departamentos, Putumayo muestra el porcentaje más alto de jefes de hogar sin actividad remunerada, con un 60%, así como la más alta tasa de desempleo para mujeres jefes de hogar. Más aún, la brecha entre la jefes de hogar desplazados sin empleo remunerado y jefes de hogar en la población receptora en la misma situación es más amplia en Putumayo que en ningún otro lugar, con una diferencia de 31 puntos para los hombres y de 50 puntos para las mujeres.
Los hombres jefes de hogar que actualmente tienen trabajo están empleados generalmente en las áreas de agricultura, construcción, ventas, fabricación de calzado, seguridad, como conductores y otros. Las mujeres trabajadoras (remuneradas) jefes de hogar tienden a emplearse para trabajos domésticos, ventas y costura / confección.
Tomando en cuenta a todos los miembros de la familia que realizan un trabajo remunerado, casi un tercio trabaja en la calle o puerta a puerta (28%), en una o varias casas – diferentes a la propia (28%) en un local establecido (15%) en casa (12%) en una finca o terreno (10%) en un sitio de construcción (5%) u otros (2%).
Al pedirles que explicaran las circunstancias que los forzaron a dejar su último lugar de trabajo, casi tres cuartos de los jefes de hogar indicaron que las fumigaciones (8%), el combate armado (29%) o el temor a la violencia (37%) fue la variable determinante del retiro del último empleo. Al preguntarles por qué no encontraban trabajo, la razón más frecuentemente citada fue No hay trabajo (27%), seguida de Falta de capacitación (24%) Falta de palancas (21%) Origen rural (15%) Discriminación (6%) Bajos salarios (5%) y Ser de otra ciudad (2%).
Durante el último año, un porcentaje mínimo (11%) de los hogares entrevistados había obtenido créditos durante los últimos 12 meses, en primer lugar de amigos, miembros de la familia y tiendas. Únicamente un 2% de estas personas indicó haber recibido un préstamo de un banco. Las razones de solicitar el crédito obtenido son principalmente razones médicas y de vivienda.
En los hogares en que se reportó algún ingreso, el ingreso promedio mensual es de 217,711 Pesos Colombianos, cifra que se encuentra muy por debajo de la línea de la pobreza, estimada en 327,500 Pesos Colombianos. Una vez más, Putumayo resalta como el departamento con menores ingresos promedio, con 173,290 Pesos Colombianos.
De acuerdo a información reportada por las UNIDADES MUNICIPALES DE ATENCIÓN AGROPECUARIA (UMATA) de los municipios de Orito, San Miguel y Valle del Guamuez, por efectos de la fumigación hay registrados 700 estudiantes y 923 familias desplazadas, que representan a 4.154 personas, y se ha ido incrementando el número de desplazados porque la fumigación está acabando con los cultivos y los pastos para el ganado; de las 74.171,4 Acres que se han fumigado 37.718,6 Acres correspondiente a cultivos lícitos (yuca, plátano, maíz y pastos entre otros), afectando 20.186 animales entre bovinos equinos y especies menores, esto sin contar con los daños ocasionados al equilibrio ecosistémico de la región y a los bosques ya que para el reporte y análisis de estos últimos se requiere de la toma de nuevas fotografías áreas de las zonas fumigadas.
La fumigación en el departamento del Putumayo se realizó sin contar con la comunidad, produciendo serios problemas de seguridad alimentaría en las zonas afectadas, sumado al deterioro ambiental y a la agudización del conflicto social en la región.
Propuesta de Campaña

Si nos damos cuenta en los antecedentes el porcentaje con mayor desempleo por causas de desplazamiento es el departamento de Putumayo, resaltándose por ser el de menores ingresos a la población ciudadana.

Siendo consciente del significado de la responsabilidad que hay en todo el mundo para combatir el narcotráfico mi idea es desarrollar una política: PUTUMAYO SIN COCA, enfocándome en la parte social y generando una estrategia sostenible en el tiempo, llegando a la comunidad por medio de entes gubernamentales que generen confianza y dialogo entre las partes, para esto se plantean cuatro estrategias las cuales son:

Estrategias

Deseo realizar cuatro estrategias o escenarios principalmente:
Lo primero que quiero hacer es generar confianza entre los habitantes y representantes del Estado para una búsqueda al problema de los cultivos de coca, construyendo una sociedad económica justa, haciendo participe principalmente a los habitantes de la región y los delegados del estado, generando compromisos tanto para la comunidad como eliminación de la Coca manual y del Gobierno garantizando una ayuda económica para la alimentación de los campesinos, a través de la siembra de cultivos lícitos y la financiación de proyectos agropecuarios, mejorar y desarrollar una infraestructura adecuada de servicios públicos para los ciudadanos de la región, también el desarrollo de carreteras y mejoras en educación y salud.
Lo segundo que deseo realizar es la formación de un nuevo ciudadano que conozca sus derechos y deberes en la comunidad y en la sociedad Colombiana generando una participación que contribuya al desarrollo de las normas de convivencia que minimicen la violencia del departamento, mejorando la capacidad de diálogo, la búsqueda de salidas concertadas al problema social de los cultivos de coca, la construcción colectiva del Putumayo que se anhela, con una sociedad abierta, justa y equitativa, generando, desarrollando y lo mas importante construyendo los valores humanos, La toma de decisiones en los habitantes de la región con el Gobierno departamental por medio de la participación continua, logrando así una convivencia pacifica.
El tercer escenario es la consolidación del ordenamiento territorial departamental para implementar y determinar los usos del suelo y así definir actividades productivas para comercialización de diferentes productos agrícolas el territorio inicialmente nacional, y en un futuro al mercado internacional.



El cuarto escenario es adelantar un proceso de concertación con la comunidad internacional en la realización de un modelo de desarrollo razonable sobre la base de los recursos de biodiversidad. Para poner en marcha un modelo de desarrollo de esas dimensiones es absolutamente indispensable la participación de la comunidad de naciones dándole el enfoque de corresponsabilidad global, ya no para combatir el narcotráfico sino para preservar el equilibrio ambiental con un sistema de compensación que permita cuantificar los recursos ambientales en términos de valor de mercado para generar a partir de ahí una especie de privilegios como bonos o incentivos forestales amazónicos.

Analisis de Educación


NATALIA JARAMILLO MARULANDA.
EDUCACIÓN PARA DESPLAZADOS
Presentado por: Natalia Jaramillo M.
Antecedentes
En los últimos cuatro años fueron desplazadas por causas violentas cerca de un millón de personas, lo que representa alrededor de 250 mil por año. Del total de esas personas, se estima que por lo menos una tercera parte corresponde a niños, niñas y jóvenes entre los 5 y los 17 años de edad.
En los últimos años el país ha sido testigo de un incremento constante del fenómeno del desplazamiento y de la forma como la violencia ha excluido a miles de niños y niñas del sistema educativo. Esta expulsión violenta ha sido más grave en zonas habitadas por indígenas, negros y campesinos pobres, quienes a su vez presentan menores niveles educativos y tasas más altas de analfabetismo.
En el contexto de la educación formal, los niños de las familias de desplazados muestran mayores índices de ausentismo escolar que los promedios nacionales. El alto grado de absentismo escolar y ofrece algunas posibles explicaciones, incluyendo la falta de fondos (aunque sea poco lo que hay que pagar) requeridos para libros y uniformes, adicionalmente a la necesidad sentida en estas familias de maximizar los ingresos familiares a través del trabajo infantil y a la discriminación en contra de niños de familias desplazadas en la escuela. Los resultados de esta encuesta muestran un índice de asistencia del 74% para niños de entre 7-11 años y un 48% de asistencia para adolescentes de entre 12-17 años. El índice de asistencia para niños en edad de asistir a la escuela primaria es 9 puntos más bajo que el promedio nacional, mientras el índice de asistencia para la escuela secundaria es 14 puntos más bajo que el índice de asistencia nacional.
Más de la mitad de las familias dan como razón para que sus niños no asistan a la escuela el alto costo de la educación (54%), seguido de la necesidad de que estos niños se empleen en un trabajo remunerado (23%) o tomen responsabilidades de cuidado infantil (9%), falta de interés (6%) y otros (8%). Únicamente el 3% indica no tener acceso a la educación debido a espacios o cupos limitados.
La mayoría de infantes menores a cinco años permanecen en el hogar acompañados (58%). Un 15% asiste a hogares de cuidado infantil, pertenecientes al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, 11% permanece al cuidado de parientes de 12 años o más y un 2% con parientes menores de 12 años. Un 1% de los hogares deja a sus infantes solos en casa y los hogares restantes informaron que sus infantes asisten otras guarderías, escuelas, o permanecen con vecinos. Menos de la mitad de las familias entrevistadas manifestó saber/comprender los derechos de los niños.
Entre los adultos, únicamente un 37% se graduó de la escuela primaria, comparado con un 43% entre los Pobres Residentes. En este segundo grupo, un 9% tiene una educación secundaria completa, mientras únicamente un 5% de la PDI reportó lo mismo. Los índices de analfabetismo para personas de 12 años o más alcanzan en promedio un 18% para la PDI y un 15% para los Pobres Residentes.
Un número alarmantemente bajo de mujeres y hombres ha participado en la capacitación vocacional o técnica; únicamente un 5% de los hombres y un 3% de las mujeres reportó haber seguido algún entrenamiento previo, principalmente en las áreas de Costura, Belleza, Mecánica y Construcción.
Según los entrevistados, aproximadamente el 43% de las mujeres mayores de 12 años y 33% de los hombres estarían interesados en obtener capacitación en el futuro, por lo general en los campos antes mencionados, aunque cocina y trabajo social también se mencionaron frecuentemente como nuevas áreas de interés.
Las consecuencias
El fenómeno del desplazamiento genera desintegración familiar, madres jefes de hogar, ausencia de afecto y comunicación, desarraigo geográfico, social y cultural y disfunciones sicosociales en niños, niñas y jóvenes, que obstruyen el pleno desarrollo de su personalidad.
Esta situación le agrega nuevas responsabilidades al sector educativo, pues además de las dificultades cotidianas, ahora debe enfrentar problemas como la extraedad, el bajo nivel educativo, el trauma emocional, la carencia de documentación y certificados, la situación económica de las familias que obliga a los niños a trabajar y los bloqueos emocionales que agudizan las dificultades de aprendizaje, entre otros.
Propuesta Campaña
Se quiere llegar a la comunidad desplazada por medio del gobierno específicamente del Ministerio de Educación con la ayuda de este ente a lo que se quiere llegar es a realizar capacitaciones a docentes y dotación de textos, en las diferentes escuelas de los cascos urbanos de los diferentes municipios a los que ha llegado la violencia.
Estrategia.
Ejecutar convenios con recursos del Fondo Educativo, y el Ministerio de Educación en aquellos departamentos y municipios donde el problema es más grave, implementando como principal objetivo la aceleración del Aprendizaje, esto con el fin de ayudarle a niños, niñas y jóvenes en extraedad –es decir que se han quedado rezagados del sistema educativo por repitencia, deserción o por desplazamiento- a nivelarse para poder ingresar nuevamente al sistema en el grado correspondiente a su edad.
Mediante esta alternativa lo que se pretende es que el Ministerio les ofrezca a los desplazados opciones efectivas a nivel rural, para garantizar la continuidad de su proceso educativo.




En Colombia notamos que la educación es un proceso de poco cumplimiento y limitado para personas que realmente lo necesitan, es necesario que las personas puedan lograr competencias acordes a sus capacidades y medios, para lograr la equidad y la igualdad de las personas frente a la comunidad.

Es necesario que los gobiernos orienten de una mejor manera la educación para sus pueblos y poder enfocarlas frente a las competencias que realmente son eficientes, quiero demostrar que los pueblos pueden desarrollar compromisos mas profundos para lograr que sus países sean más competitivos.

Este enfoque busca un compromiso muy profundo con las comunidades desarrollando planes de acción como el reforzamiento del entrono en cada comunidad. Ejemplo. Desarrollar ventajas frente a lo que la comunidad esta mejor preparada y desarrollarles mejor esas competencias y lograr mayores beneficios para estas comunidades.

No podemos dejar que los gobiernos sigan en la explotación cuando el principal objetivo es que cumplan con sus pueblos y los orienten de una mejor manera para ser más productivos y eficientes en sus entornos.

La orientación que el estado pueda lograr con nosotros como personas es muy importante, para tener una sociedad más organizada e igualitaria frente a nuestros compromisos como sociedad.

Es importante que cada día tengamos mayo información a los conocimientos básicos para lograr en un futuro diferenciadores frente a otras naciones.

Cuando a las personas se les orienta en lo que pueden hacer por sus comunidades, nos enseña de una mejor manera los compromisos que tenemos cada uno en nuestras regiones y sacar lo mejor de esas regiones para ser cada día más eficientes, pero esa orientación no la tiene que entregar el estado en los últimos años escolares y así afrontar mejor las oportunidades que nos muestra cada región.